Ortodoncia: Todo lo que necesitas saber

Ortodoncia: Todo lo que necesitas saber

30 Ago 2018 Uncategorized

La Ortodoncia es la especialidad de odontología que se encarga de corregir la posición defectuosa de los dientes y las anomalías de sus correspondientes huesos. Los dientes mal posicionados y los que no muerden de forma correcta unos contra otros, presentan dificultad a la hora de mantener una buena higiene oral, pueden correr el riesgos de pérdida precoz debido a caries y enfermedades periodontales, y llegar a ocasionar una tensión extra sobre los músculos encargados de la masticación, llegando incluso a producir dolores de cabeza, síndrome de ATM (articulación temporomandibular), además de dolores en el cuello, la espalda y los hombros.

Gracias a los tratamientos de ortodoncia, podemos proporcionar a los pacientes una boca sana, mejorar el aspecto estético de la sonrisa y mantener unos dientes con mayores posibilidades de durar toda la vida. Aunque como clínica dental especializada, recordamos que la ortodoncia es un tratamiento complejo que ha de hacerse de forma correcta, siempre en manos de especialistas, ya que de lo contrario, los dientes pueden volver a su posición inicial, y llegar a requerir una nueva alineación o segunda ortodoncia.

¿Cuáles son sus beneficios de la ortodoncia?

Cuando realizamos correctamente un tratamiento de ortodoncia, conseguimos un óptimo alineamiento de los dientes, se normaliza su posición, ajustado al tamaño del maxilar y la mandíbula. De esta forma, los dientes pueden encajar bien entre ellos, facilitando la completa masticación de los alimentos. Al mejorar la mordida, los dientes no se estropean y se mantienen saludables, lo que garantiza una larga vida a la dentadura. Además, unos dientes bien alineados mejoran el aspecto estético de la sonrisa.

¿Por qué se producen los defectos en la posición de los dientes?

Las causas más frecuentes que producen una mal posición de la dentadura son las siguientes: el componente hereditario familiar; el hábito prolongado de chuparse el dedo o usar el chupete, lo que provoca un avance perjudicial de la dentadura superior; la pérdida temprana de piezas dentales y muelas de leche; la mala respiración por la nariz, por inflamación de amígdalas y vegetaciones o por alergias nasales, que dificultan el normal desarrollo de la dentadura y sus correspondientes huesos; algunas enfermedades periodontales también pueden llegar a desplazar los dientes, dando lugar una mala colocación.

¿Cómo se diagnostican los defectos de la dentadura?

Cuando aparecen los primeros signos de anomalías en la disposición de la dentadura y sus huesos correspondientes, se necesita realizar un exhaustivo estudio para abarcar su extensión y gravedad, así como de las causas que las producen. Para ellos, se realiza una réplica en yeso de la dentadura, se toman radiografías especiales y fotografías de la cara para observar su posible desfiguración estética. La correcta interpretación de estos datos, nos va a permitir realizar un diagnóstico lo más preciso posible del problema y proponer el tratamiento de ortodoncia más indicado para cada caso.

¿Qué tipos de tratamiento de ortodoncia existen?

Los aparatos de ortodoncia correctores pueden ser removibles o fijos.

  • Los aparatos removibles están compuestos por una delgada placa que se ajusta al paladar, a la que se añaden diversos elementos metálicos, capaces de mover los dientes con sus correspondientes huesos. Se prescriben para corregir defectos leves o moderados, y su manejo es relativamente sencillo, además se deben retirar para comer, ya que suele dificultar la masticación.
  • Los aparatos de ortodoncia fijos constan de unos pequeños soportes que se pegan a los dientes con unos alambres especiales, que proporcionan la energía necesaria para colocar los dientes en su posición correcta. Este tipo de tratamiento de ortodoncia se prescribe para corregir los defectos acentuados o graves.

¿Cuánto dura el tratamiento?

No hay una duración determinada en los tratamientos de ortodoncia, ya que depende de cada caso y su complejidad. El tratamiento tiene como objetivo conseguir una dentadura eficiente, sana, perdurable y estética. El éxito definitivo depende de factores tan variables como la reacción de los dientes y huesos al movimiento, el diagnóstico efectivo del profesional, la cooperación y constancia del paciente, la presencia de factores hereditarios, etc. Además, una vez finalizado el tratamiento de ortodoncia, los dientes tienden de forma natural a regresar a su mal posición original. Para evitar este riesgo, una vez retirados los aparatos correctores, se recomienda el uso de retenedores fijos o removibles que son revisados periódicamente por el profesional.

¿A qué edad se debe iniciar el tratamiento de ortodoncia?

Los defectos en la posición de dientes y huesos maxilofaciales pueden comenzar a manifestarse en edades tempranas, normalmente cuando el niño va perdiendo los dientes de leche y son sustituidos poco a poco por los dientes definitivos. Este es el momento indicado para solicitar consejo del dentista.

Generalmente, durante el periodo que abarca de los 6 a los 14 años, es cuando la mayoría de pacientes reciben el tratamiento de ortodoncia, en función de cómo van saliendo los dientes y muelas permanentes, y del crecimiento del maxilar y la mandíbula, cuyos defectos manifiestos requieran una inmediata corrección.

El tratamiento de pacientes adultos es necesario para corregir el progresivo deterioro de la dentadura y evitar la pérdida de piezas dentales. Actualmente, existe una creciente demanda de adultos que solicitan el tratamiento de ortodoncia que no fue realizado a su debido tiempo. Para ello, existen modernos aparatos correctores de excelente apariencia estética, comodidad y tolerancia.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Search

+