Sensibilidad Dental, ¿Qué es y cómo podemos tratarla?

Sensibilidad Dental, ¿Qué es y cómo podemos tratarla?

¿Sientes dolor en los dientes cada vez que ingieres algún alimento muy caliente, frío o dulce? Entonces es muy probable que sufras de sensibilidad dental, también conocida como hipersensibilidad dentaria.

Este problema es bastante común y tiene varias causas distintas, por lo que cada caso debe tratarse de una manera especial. ¿Quieres saber más sobre el tema? En el siguiente artículo descubrimos las principales causas de la sensibilidad dental y los posibles tratamientos.

¿Qué es la sensibilidad dental?

La sensibilidad surge cuando hay un desgaste del esmalte que recubre los dientes y la dentina (capa interna revestida por los nervios dentales) queda expuesta. También puede aparecer la sensibilidad dental como resultado de una retracción de las encías. Hay que tener en cuenta que miles de canales microscópicos recorrer el diente hasta su interior, y cuando la dentina queda expuesta, el paciente siente un dolor agudo e intenso al ingerir algunos alimentos, como bebidas frías, que estimulan los nervios.

La hipersensibilidad de la dentina, es uno de los problemas dentales más comunes, afectando a 1 de cada 7 personas adultas y puede desencadenar la aparición de afecciones bucodentales como caries, gingivitis o periodontitis, si no se trata de forma adecuada. Suele aparecer en adultos entre 18 y 40 años, y en los últimos años han aumentado los casos de sensibilidad dental en pacientes jóvenes, debido al exceso del consumo de bebidas ácidogénicas y el uso sin supervisión profesional de productos de blanqueamiento dental.

¿Cuáles son las causas de la sensibilidad dental?

Existen diversas causas que pueden estar detrás de este problema dental, puede aparecer como consecuencia de otras enfermedades bucodentales o incluso por hábitos de la vida cotidiana. A continuación, repasamos algunas de estas causas:

Cepillado muy agresivo

La principal causa de desgaste del esmalte dental se debe al realizar un cepillado dental con demasiada fuerza. Muchas personas piensan que cuanto más fuerza se aplica al cepillo durante el cepillado, más limpios los dientes se quedan – pero eso no es así. Para ser eficaz, el cepillado debe ser realizado de la manera correcta y lentamente, sin aplicar una fuerza excesiva sobre los dientes para no dañar el esmalte.

Retracción de la encía

La retracción de la encía es un problema bucal que ocurre cuando las encías se alejan de los dientes, dejando así las raíces del diente más expuestas.

Como consecuencia de otras enfermedades dentales

Algunas enfermedades bucodentales como la periodontitis, puede causar la recesión de las encías, y por lo tanto, al quedar los dientes más expuestos, puede aparecer la sensibilidad dental.

Consumo de alimentos ácidos o cítricos

El consumo de algunos alimentos también puede causar el desgaste del esmalte del diente e incluso favorecer la aparición de caries, lo que también deja los dientes sensibles y causa molestias.

Los alimentos ácidos o cítricos son los responsables de este problema. Las frutas ácidas deben ser ingeridas con moderación, pero los grandes causantes de la sensibilidad en los dientes son los refrescos gasificados.

Los alimentos muy azucarados también pueden causar la sensibilidad, ya que la presencia de azúcar en los dientes favorece la aparición de bacterias y caries.

¿Cuáles son los tratamientos?

Afortunadamente, la sensibilidad dental se puede tratar, aunque es muy importante establecer unas medidas preventivas junto con un tratamiento adecuado (tratamiento en clínica y/o domiciliario).

Las Medidas preventivas que se recomiendan son las siguientes:

  • Pautar unos hábitos dietéticos: evitando el consumo de bebidas y alimentos ácidos.
  • Corrección de malos hábitos: evitar el uso de palillos de madera, bruxismo, etc.
  • Instrucciones correctas de higiene oral: técnica de cepillado adecuada y usar una pasta dentífrica poco abrasiva.

Junto a las medidas preventivas, es aconsejable utilizar productos con agentes desensibilizantes, como las sales de potasio, que inhiben las conexiones nerviosas; o nanopartículas de hidroxiapatita, que sellan los túbulos dentinales del esmalte.

En el caso de que la raíz del diente haya perdido tejido gingival, se puede restaurar a través de un injerto quirúrgico, tomando una pequeña cantidad de este tejido de otra parte de la boca y adherirla en el lugar afectado. Esto puede proteger las raíces expuestas y reducir la sensibilidad.

En definitiva, esperamos que os hayan sido útiles estos consejos para evitar la sensibilidad dental; y recordamos que podéis consultarnos vuestro caso en nuestra Clínica Dental, ¡Estaremos encantados de atenderos y sacaros de dudas!

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Search

+