Consejos para el mantenimiento de las Carillas Dentales

Consejos para el mantenimiento de las Carillas Dentales

A día de hoy, la Odontología ha avanzado muchísimo en una especialidad cada vez demandada por más pacientes: la Estética Dental. Y dentro de esta rama, uno de los tratamientos estéticos más solicitados son las carillas dentales. Sin duda, se trata de una solución estética que mejora de forma notable el aspecto de nuestra sonrisa de manera muy natural y poco invasiva. Veamos a continuación una serie consejos para el correcto mantenimiento de las carillas dentales.

¿Qué son las carillas dentales y para qué sirven?

Las carillas dentales son unas finas láminas de porcelana o composite, que se colocan sobre la superficie de la cara externa de uno o varios dientes, camuflando la propia pieza dental y mejorando aspectos como su posición, color, tamaño o forma. La ventaja de las carilla dentales es que se mantiene la pieza dental natural, dotando además de mayor resistencia a los dientes, ya que protegen su superficie de daños, y ofrecen una dureza similar al esmalte del diente natural.

La principal función de las carillas dentales es mejorar la estética de nuestros dientes, por mencionar algunos ejemplos, las carillas permiten corregir unos dientes separados (diastemas), con imperfecciones o roturas, apiñados, pequeños o de color amarillento.

¿Qué cuidados necesitan las carillas dentales?

Como decíamos, las carillas, ya sean de porcelana o de composite, son muy demandadas como tratamiento de Estética Dental. Esto se debe a que son una solución rápida, natural y personalizada para mejorar la sonrisa. Además, son duraderas, aunque la durabilidad dependerá de muchos factores, como el material de las carillas, la buena colocación por parte del profesional y los cuidados del paciente. En este sentido, las carillas de porcelana son las más resistentes y duran entre 10 y 15 años, mientras que las de composite se mantienen entre 5 y 10 años. No obstante, para que su durabilidad y utilidad se prolonguen al máximo, es necesario seguir una serie de recomendaciones:

1. Mantener una correcta higiene dental

Para conservar en buen estado las carillas dentales, es necesario llevar a cabo un ritual de higiene dental completa: cepillarse los dientes de manera frecuente, no olvidar el uso del hilo dental o cepillo interproximal (para eliminar los restos de alimentos donde no alcanzan los cepillos convencionales) y enjuague bucal. Muy importante también, acudir al dentista para que realice una limpieza bucodental profesional al menos una vez al año.

2. Evitar alimentos, bebidas y malos hábitos que tiñen los dientes

Hay que tener en cuenta que las carillas de composite se tiñe con el paso del tiempo y con el consumo de alimentos y bebidas que tienen mucha coloración. Algunos de los alimentos o bebidas podrían ser los siguientes: café, vino tinto, té, refrescos de cola, chocolate negro, frutos rojos, especias como el curry, la salsa de soja…

También existen malos hábitos como el tabaco, por tanto, para conservar las carillas dentales, hay que tener especial cuidado con dicho hábito y evitar su consumo lo máximo posible. Como sabemos, el tabaco no es solo perjudicial los dientes naturales, si no que afecta a nuestra salud general.

3. Cuidado con los alimentos duros

Si no queremos que las carillas dentales se rompan o desprendan, hay que seguir una serie de cuidados especiales. Hay que tener precaución a la hora de morder alimentos duros, como los frutos secos, snacks, turrón, zanahoria cruda,manzana, bocadillos, etc. Muy importante, tener en cuenta que nuestros dientes no son herramientas, por lo que si no queremos tener problemas con las carillas dentales, hay que descartar hábitos como morder objetos, cortar hilos con los dientes, usarlos para abrir bolsas o botellas, morderse las uñas, masticar cubitos de hielo, y todas aquellas prácticas que pueden dañar nuestros dientes.

4. Usar protector bucal

Los protectores bucales están indicados para todos aquellos que practican deportes de contacto como el fútbol, rugby, baloncesto, hockey, boxeo, o artes marciales de contacto (jiu jitsu, karate, judo, taekwondo…). El mejor consejo es utilizar los protectores bucales para evitar que los dientes y las carillas dentales se rompan o fracturen con las caídas o golpes accidentales que pueden surgir practicando este tipo de deportes.

5. Férula de Bruxismo

Igualmente, si existen problemas de bruxismo, es muy importante el uso de férulas de descarga a la hora de dormir. De este modo, se consigue que los músculos de la cara se relajen y evitará que se tensionen se aprieten los dientes.

Además se evitará el dolor y el desgaste de las piezas dentales que están en contacto unas con otras, y las carillas dentales no se romperán.

En resumen, podemos decir que las carillas estéticas son muy resistentes, pero hay que cuidarlas como el resto de los dientes, o incluso más si queremos prolongar su durabilidad. Siguiendo las recomendaciones prescritas por un odontólogo profesional, las carillas dentales durarán más y podréis lucir una sonrisa con aspecto inmejorable.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Search

+