Los Selladores de Fosas y Fisuras en Prevención Dental

Los Selladores de Fosas y Fisuras en Prevención Dental

Los selladores de fosas o fisuras es uno de los tratamientos odontológicos más utilizados en odontopediatría, ya que resulta un método muy efectivo para prevenir la aparición de caries.

¿Para qué se utiliza los selladores de fisuras?

El sellado de fisuras se utilizan como medida preventiva frente a la caries dental. El tratamiento consiste en la colocación de una película delgada de resina en las fosas y fisuras de las superficies oclusales de los molares, que actuarán a modo de barrera protectora para impedir que los restos de alimentos y la placa dental se queden adheridos en las fisuras y surcos de las muelas. De este modo se consigue minimizar el riesgo de formación de caries en estas zonas, ya que con el cepillado es más complicado limpiar y eliminar de forma adecuada los restos de alimentos y placa dental o biofilm dental en dichas fosas y fisuras, pues son tan pequeñas que las cerdas del cepillo de dientes no alcanza bien a estas zonas para higienizarlas.

Así pues, los selladores de fosas y fisuras tienen dos efectos preventivos principalmente:

  • Actuar como barrera física, impidiendo los depósitos de alimentos y bacterias cariogénicas sobre las fisuras de las muelas.
  • Facilitar la limpieza durante el cepillado dental, por lo que es un método preventivo de higiene oral complementario al cepillado de dientes diario.

¿Cuándo se deben colocar los selladores de fisuras en los dientes?

Las caries de fosas y fisuras en dientes posteriores representan entre el 80% y el 90% de todas las caries. Los sellados reducen el riesgo en estas zonas susceptibles y su colocación en niños y adolescentes ha mostrado una reducción de la incidencia de caries de hasta un 80% después de su aplicación.

Los selladores dentales son particularmente efectivos en niños y adolescentes, ya que sus dientes permanentes recién erupcionados son más propensos a sufrir caries. Aunque este tratamiento no es exclusivo solo para niños, sino también para pacientes de cualquier edad ( jóvenes y adultos), ya que los selladores de fisuras puede ayudar a proteger los dientes y mantener una salud bucodental más saludable. En cualquier caso, el tratamiento de sellado de fisuras debe realizarse tras una evaluación por parte del odontólogo.

¿Cómo se realiza el tratamiento de sellado de fisuras?

El proceso de aplicación de los selladores de fisuras dentales es muy sencillo e indoloro (no requiere anestesia), incluso se puede realizar en una sola visita al odontólogo. Para realizar el sellador dental, el dentista previamente limpia la superficie a sellar de la pieza dental con un pequeño cepillo, y realiza un aislamiento de los dientes donde se aplicará el sellado, para evitar que se contaminen con saliva, de lo contrario podría comprometerse el éxito del procedimiento. Después se utiliza la denominada técnica adhesiva, que consiste en aplicar unas sustancias y materiales para “pegar” la resina al diente (se utiliza una luz de fotopolimerización para que la resina se endurezca rápidamente), que actuará como sellador, quedando esta adherida durante varios años. Tras su colocación, el paciente no necesita esperar para poder comer o beber.

No es necesaria la colocación de lo selladores de fisuras en todos los dientes posteriores, como muelas y premolares, ya que no todos los dientes presentan hendiduras profunda. Tan solo se aplicará el sellado dental en aquellos dientes que el odontólogo considere necesario tras una evaluación previa. En este sentido, el profesional realizará la evaluación del riesgo de caries con su experiencia clínica y basándose en una serie de indicadores como son; la morfología dental (forma y profundidad de la fisuras), diagnóstico clínico, historial de caries, y hábitos de higiene bucodental del paciente.

En cualquier caso, la aplicación de los selladores de fosas y fisuras, es recomendable realizarla en aquellos dientes bien erupcionados en la cavidad bucal para evitar que aparezcan caries en edad temprana.

La eficacia preventiva de los selladores de fisuras dependerá en gran medida de la conservación a largo plazo de los mismos. Por ello, es necesario realizar un seguimiento periódico del paciente para comprobar el estado de los selladores y, en caso de que sea necesario, renovar el sellado.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Search

+